El cáncer es la primera causa de muerte por enfermedad en los niños y niñas de los países desarrollados. Alrededor de 1100 niños y niñas de 0-14 años son diagnosticados de cáncer todos los años en España, un diagnóstico que cambia la vida de toda la familia.

El 15 de febrero se conmemora el Día Internacional del Cáncer Infantil. El objetivo es concienciar sobre esta enfermedad y la necesidad de que todos los niños, niñas y adolescentes con cáncer tengan las mismas oportunidades para acceder a un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Los niños, niñas y sus familiares viven esta experiencia con gran dolor, incertidumbre y miedo. Los momentos difíciles son muchos. Es necesario poner en marcha acciones dirigidas a minimizar las alteraciones emocionales y la interrupción del adecuado desarrollo del niño enfermo. Un niño o niña, aunque esté enfermo de cáncer, necesita jugar, ir al colegio, crecer y desarrollarse. La atención integral realizada por equipos multidisciplinares (psicólogos, trabajadores sociales, voluntarios, profesores) en colaboración con el equipo médico es fundamental. Tampoco se puede olvidar proporcionar información y orientación sobre los recursos sociales existentes y las ayudas económicas disponibles.