Ante el diagnóstico de cáncer en un hijo pueden aparecer reacciones emocionales intensas y variadas (rabia, tristeza, culpa, miedo...) que son normales en esta situación. Hay que darse tiempo para que la intensidad de estas emociones disminuya y a la vez irse haciendo la idea de lo que pasa. Este tiempo puede variar en función de cada persona. Es importante permitirse diferentes momentos para expresar y compartir los sentimientos y las emociones.

Es conveniente que solicitéis a los equipos médicos que tratan a vuestro hijo, la información necesaria para entender la enfermedad y los tratamientos, tantas veces como necesitéis. En los momentos de fuerte impacto emocional es difícil captar toda la información o cuesta más entender lo que se cuenta.

http://cancer.gencat.cat/ca/ciutadans/el_cancer/cancer_infantil/altres/

En AFANOC tenemos presencia en los hospitales La Vall d’Hebron y Sant Joan de Déu donde ofrecemos información y apoyo a las familias. Asimismo podéis descargaros información sobre documentos y prestaciones en nuestra web.